Noticias

Conectando Generaciones

Jueves, 14. Noviembre 2019

 

Iniciativas de Cambio ha existido durante décadas, habiendo sido primero un movimiento y sólo, en los últimos años, se ha convertido en una organización formal, lo que significa que tenemos miembros en ambos extremos del espectro de edad. Consideramos que este es un aspecto único de nuestra red - la contribución de nuestros miembros más antiguos no es menos valiosa ahora de lo que lo era cuando éramos más jóvenes. De hecho, lo que nuestro Panel de Ancianos y otros miembros mayores contribuyen es algo que los miembros más jóvenes pueden dar por sentado; una vida de experiencia.  

La diferencia generacional es una de las muchas divisiones en nuestra sociedad que debemos trabajar para superar. Animamos a nuestros miembros mayores a que sean mentores y acompañen a aquellos que quieran aprender más sobre nuestros valores. Esta es una de las principales tareas del Panel de Ancianos, cuya sabiduría y experiencia ayudan a guiar a nuestra red. El verano pasado, dimos la bienvenida a nuevos miembros del Panel cuyas perspectivas y mentoría ayudarán a moldear nuestro legado colectivo. Teresa Luckhurst es nueva en el Panel, y le pedimos que compartiera sus ideas sobre cómo conectar a las generaciones. 

Teresa Luckhurst

A los 53 años de edad, fui nombrada recientemente miembro del Panel de Ancianos. Hace 15 años, David y Judith Curtis me presentaron Iniciativas de Cambio. Desde entonces, he sido voluntaria en IdeC en Sheffield, Reino Unido. Durante los últimos años, David y yo discutimos su papel como Anciano y lo que significaba para él. Estaba pensando en quién podría estar interesado en asumir el papel cuando llegara el momento de renunciar.   

¡Afortunadamente, sintió que yo sería una buena elección! Por lo tanto, es con asombro y profundo respeto que reconozco que me corresponde a mí llevar la batuta adelante. Siento que soy un vínculo entre la generación mayor de la comunidad de IdeC y la generación más joven que está siguiendo mis pasos. La sabiduría que humildemente tomo de mis compañeros ancianos es asombrosa. Espero añadir mis conocimientos y habilidades a este grupo, para que podamos transferir esta riqueza a los miembros más jóvenes a través de la tutoría y la participación en conversaciones significativas.  

En Caux este verano conocí a Hamza, un joven de unos 30 años del Líbano, que formaba parte del Programa Caux Scholars. Fue uno de los 'libros' en un evento de la biblioteca humana durante el Foro de Caux, al que me uní para escuchar. Después me pidió que nos reuniéramos uno a uno. Negociamos un tiempo en su apretada agenda y nos sentamos afuera para compartir nuestras historias de vida. Hamza me dijo que también está trabajando con gente joven. Sentimos que cada uno de nosotros es un eslabón para las generaciones de abajo y arriba de nosotros. Hemos reconocido que tenemos un papel especial que desempeñar, como "puentes" entre los ancianos y los jóvenes.  

Con la rica historia que tiene IdeC, hay un lugar para transmitir la sabiduría y las lecciones de nuestro pasado colectivo e individual. Sin embargo, el conocimiento de las generaciones mayores no puede ser transmitido como un libro de respuestas. Podría transferirse mejor como una "biblioteca humana", conectando, a través de historias, como amigos. 

 

Desde que dejé Caux, me he mantenido en contacto con Hamza a través de Whatsapp, aunque como mujer de mediana edad me resulta difícil mantenerme al día con la tecnología que las generaciones más jóvenes utilizan con tanta facilidad. Debido a nuestra conexión y comprensión compartida, hago el esfuerzo de aprender. "Hay mucho que podemos aprender, unos de otros, de una generación a otra".